Paris: day 2

jueves, abril 14, 2016

Nuestro segundo día en París empieza en un café, desayunando una omelette con tostadas y planificando con el mapa sobre la mesa, ya que aún nos quedaba mucho por ver (mucho, mucho… Muchísimo!). Y empezamos por el Musée du Louvre, uno de los museos más importantes del mundo. Los edificios, galerías y pasillos extensos que, cubiertos por unas fachadas embellecidas por detalles renacentistas que un día pertenecieron a un palacio real, encierran en una gran plaza con sus monumentales y famosísimas pirámides de cristal y el acceso al museo. No visitamos el interior, ya que la falta de tiempo se hacía patente cada día y es un hecho innegable (que pude comprobar años atrás) que poder realizar un recorrido y ver todo lo que este lugar aguarda requiere, no de horas, ni siquiera diría que de un día, probablemente hablaríamos de un par de días completos.

Cuando estás en medio de ese enorme espacio y observas la magnitud de la edificación, no piensas que todo aquello en su interior (no solo los edificios que quedan a la vista, también todo lo que está bajo esa plaza) son salas, galerías, pasillos largos repletos de arquitectura, esculturas, pinturas que cubren paredes completas, pero así es. Dedicar unas horas a correr por los pasillos mirando de pasada lo que encontrásemos sería no hacer nada. Nos prometemos volver, con mucho más tiempo y dedicarnos a visitarlo, y nos dirigimos a Notre Dame.

La entrada en la Isla de la Cité, el antiguo centro antiguo de la ciudad, nos regala lugares con mucho encanto, pequeñas cafeterías con terrazas en calles de adoquines desde las que ya podemos ver los muros de la gran edificación gótica. Compramos unos souvenirs en las tiendas próximas a la Catedral. Comimos en un pequeño restaurante muy cercano, y paseamos junto al Sena, donde había puestos en los que se exponían cuadros y láminas de antiguas portadas de revistas de Moda, como Vogue, o de periódicos.

Cruzamos el famoso Puente de las Artes, más conocido como el puente donde las parejas que visitan la ciudad cierran un candado con sus nombres o iniciales en las rejas, y posteriormente lanzan las llaves a las aguas del río Sena, simbolizando la eternidad de esa unión. Recientemente retiraron, de manera permanente, todos los candados que colgaban de este puente debido al peso, que estaba dañando la estructura, y ya no llegue a verlos, aunque encontré un ápice de todo aquello en barandillas cercanas al puente, que podéis ver en las fotografías.

Más tarde nos dirigimos a visitar la Torre Eiffel, símbolo indiscutible parisino. Acabamos el día paseando por el parque del Campo de Marte y, de vuelta, paramos a cenar en un restaurante de cocina española situado en la Rue des Vinaigriers, cerca del hotel donde nos alojamos.

 

DSC_0347_Fotor

DSC_0372_Fotor

DSC_0386_Fotor

DSC_0459_Fotor

DSC_0504_Fotor

DSC_0532_Fotor

DSC_0415_Fotor

DSC_0722_Fotor

DSC_0748_Fotor

DSC_0785_Fotor

DSC_0419_Fotor

DSC_0827_Fotor

DSC_0824_Fotor

DSC_0795_Fotor

DSC_0974_Fotor

DSC_1091_Fotor

 

DSC_1134_Fotor

DSC_1306_Fotor

DSC_1187_Fotor

DSC_1204_Fotor

DSC_1213_Fotor

DSC_1576_Fotor

DSC_1593_Fotor

DSC_1645_Fotor

DSC_1669_Fotor

DSC_1844 (1)_Fotor

DSC_1875_Fotor

DSC_1995

DSC_2049_Fotor

DSC_2084_Fotor

 

DSC_2278_Fotor

DSC_2379_Fotor

DSC_2417_Fotor

 

Jacket: ZARA

Dress: ASOS

Bag: Parfois

Shoes: ASOS

 




 

 

10 Responses

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *